El suicidio y la fatalidad de sus autores

 

¨Suicidarse es subirse en marcha a un coche fúnebre¨

                        -Enrique Jardiel Poncela-

 

La fatalidad y el suicidio han estado ligados inexorablemente dentro de la escena literaria a lo largo de toda la historia. Es difícil buscar una explicación o intentar comprender como una persona de estas dotes intelectuales, puede llegar a estar tan desesperada como para cometer un acto tan desgarrador, pero lo cierto es que estos sucesos se llevan repitiendo desde siempre. Personalmente siempre he reflexionado en que quizás una persona con unas capacidades creativas tan elevadas puede llegar a poseer una sensibilidad tan extraordinaria que por defecto esto le lleve a percibir cada acto o suceso, de una forma mas intensa que la del resto de los mortales, con la consecuencia de no poder soportar ciertas circunstancias extremadamente dolorosas.

800px-Jacques-Louis_David_-_The_Death_of_Socrates_-_Google_Art_Project
Representación de la muerte de Sócratespintura de 1787 realizada por el artista francés Jacques-Louis David

El acto del suicidio nos ha acompañado desde los anales de nuestra historia, siendo descritos estos sucesos desde tiempos pretéritos. Ya en el siglo VI A.C Periandro, uno de los sietes sabios de la antigüedad cometió este acto apartado en un bosque y dando orden para que lo ejecutaran.

También son conocidos los suicidios de Judas Iscariote, ya registrado en los pasajes del nuevo testamento o el de Sócrates, este quizás un tanto forzado por sus enemigos.

Para muchos pueblos suicidarse podía ser algo razonable si el motivo era para evitar un acto de deshonra, la vejez, sufrir una enfermedad que limitara tus capacidades o incluso por perder a tu cónyuge. Los Celtas, Vikingos o Nórdicos fueron civilizaciones que justificaron este paso forzado hacia el otro lado.

En contraposición a este pensamiento las tres religiones monoteístas, consideran el suicidio como algo terminantemente prohibido y que será severamente castigado en el otro mundo. Para los espiritistas acabar con tu vida de esta manera, conlleva a que te encuentres en un estado terrible y similar al del infierno en el inframundo. Para muchas corrientes orientales pueden ser actos que conlleven a consecuencias similares o totalmente innecesarias para continuar con la rueda o el ciclo de la existencia.

El caso es que la vida es un don muy preciado para cualquier especie y esta intrínseco dentro nuestros instintos mas primarios, por lo que considerar llevarlo a cabo ya de por sí puede plantearnos ciertos conflictos morales o en su defecto existenciales.

 

El escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe murió a causa de un infarto de miocardio, pero me gustaría comenzar a repasar estos casos con este grandísimo autor quien en mi opinión es uno de los máximos y mejores exponentes del romanticismo, ya que una de sus obras Las penas del joven Werther, fue responsable en cierta manera de que muchos de sus lectores imitasen el mismo fin que el de su protagonista.

Lotte y Werther en una pintura inspirada en 'The Werewomen's Pains'
“Lotte y Werther”, pintura inspirada en la obra de Goethe.

En la obra su protagonista sufre tanto de desamor que acaba quitándose la vida, acto que fue repetido por muchos románticos de la época, emulando a esta figura tan representativa.

Los casos fueron tan constantes que fueron sometidos a estudio con la consecuencia que el sociólogo David Philips denominó este suceso como el Efecto Werther.

 

Existe una gran cantidad ingente de casos relacionados de autores que decidieron acabar con su vida de esta manera, por lo que en esta ocasión he decidido por realizar una selección totalmente subjetiva, eligiendo los autores que más me han marcado y por extensión impactado su final fatal.

 

Robert E Howard

220px-Robert_E_Howard_suit

El escritor de Texas siempre ha sido uno de mis escritores favoritos y uno de los principales causantes para que me aficionara a la literatura fantástica. Seguramente la mayoría le conocen por ser el creador de Conan, pero la obra de este autor es mucho mas dilatada pese a su muerte abrupta, donde nos dio a conocer a personajes tan fascinantes como Solomon Kane, Almuric o Kull, además también nos regalo una deliciosa selección de relatos de terror entre otros temas.

Howard fue un autor con una sensibilidad extraordinaria, reservado y con unas inquietudes intelectuales desacerbadas y que en cierta manera le llevaron a mantener un estilo de vida un tanto aislado de la sociedad.

Lamentablemente la muerte de este escritor fue toda una tragedia. El 11 de junio de 1936 Howard condujo a lo largo de un camino local y a continuación se disparó en la cabeza con un revolver Colt.380, lo peor de todo es que no murió en el acto, sino que además sufrió aproximadamente ocho horas de agonía.

El motivo de acabar de esta forma fue la suma de muchos elementos, uno de ellos fue la enfermedad de su madre quien en las mismas fechas estaría a punto de fallecer y que estigmatizo en exceso la vida de este autor. Es conocido que lo lamentos de su madre se escuchaban por toda la casa, situación que al parecer conseguía que Howard no pudiera conciliar el sueño.

El autor americano estuvo muy unido a ella y seguramente este fuera uno de los principales motivos de su decisión fatal, aunque también sufría unos enormes problemas económicos ya que no cobraba asiduamente los emolumentos que obtenía fruto de los relatos que le iban publicando en las sucesivas revistas de contenido Pulp o fantástico donde escribía. La personalidad del autor siempre fue muy especial y dotada de una excelsa sensibilidad en relación con el tema del suicidio, donde tenemos datos o escritos de dos intentos anteriores por parte del escritor, uno de ellos tras sufrir la muerte de su mascota.

Muchos hemos llorado su muerte y hemos debatido hasta la saciedad,  donde hubiera alcanzado la magnitud de su obra, seguramente uno de los que más añoraría esta perdida seria su buen amigo el escritor de Providence H.P Lovecraft.

 

Thomas M. Disch

 descarga (2)

Posiblemente sea uno de mis autores favoritos dentro del género de ciencia ficción. En Alas de la canción es una de sus obras que más he leído durante mi vida por muchos aspectos. Su contenido distópico, el tratamiento psicológico de su personaje tan cercano al de Él guardián entre el centeno o la cantidad de ideas poderosas que la conforman la hacen una novela extraordinaria y mágica. Si esto fuera poco Los Genocidas es otro trabajo que consiguió que me volara la cabeza y que posee uno de los finales mas desgarradores que he leído en mi vida. Lamentablemente fue igual de desgarrador su final ya que el 4 de Julio de 2008 se suicidaría, fruto de una terrible depresión a consecuencia de la perdida de su pareja y de una enorme crisis económica.

 

Sus trabajos nunca fueron los mas vendidos dentro de las editoriales en las que se publicaban, seguramente debido por esos terribles futuros de los que nos hablaba en sus novelas, pero en mi opinión y en la de muchos otros aficionados, se encuentra entre los más notables, convirtiéndose por defecto en uno de los autores en los que siempre me aventuro a reivindicarle.

 

Horacio Quiroga

descarga (1)

El escritor uruguayo afincado en Argentina es otro de mis escritores predilectos y que, por desgracia, también tuvo un final similar a los dos que le preceden.

Considerado como el Poe de habla hispana, dato curioso ya que la muerte del autor de Boston también fue violenta y por alguna fuente también ligada a un conato de suicidio, Horacio Quiroga es uno de los maestros del relato y del cuento, dos géneros que Latinoamérica siempre ha sabido conformar con absoluta maestría.

La vida de Quiroga siempre estuvo ligada a una muerte abrupta. Su padre falleció a consecuencia de un accidente de caza, también perdió a dos hermanas por fiebre tifoidea, su padrastro también se suicidó y su primera esposa, que sufrió una fuerte oposición familiar a las nupcias con el escritor, moriría por envenenamiento tras 8 días convalecientes realmente terribles.

Todos estos sucesos tristemente marcaron la personalidad y la cosmovisión de este escritor, algo que me invita a reflexionar sobre la ironía o la dureza con la que esta conformado nuestro destino, ya que es posible que si no fuera por estos hechos, ahora no disfrutaríamos de su extraordinaria obra y de su macabro estudio de la naturaleza.

Quiroga fue abandonado en la selva amazónica por su segunda esposa quien se llevo también a su hija alimentando aun mas si cabe todas estas series de catastróficas desdichas,

Un 19 de febrero de 1937 daría por finalizada su vida al beber un vaso de cianuro en un hospital de Buenos Aires.

Todavía existiría en torno a esta historia un macabro epilogo familiar ya que su hija Eglé se quitaría la vida un año después de su muerte, también su hijo otro hijo, Darío, se mataría años mar tarde.

 

Hunter S. Thompson

 images

Mi afición por la redacción o la crónica periodística se la debo sin lugar a duda, al creador del periodismo Gonzo, aquella visión tan decadente, lisérgica y tan participativa por parte del redactor, que aborda cualquier prisma o elemento en torno a una noticia o suceso, Hunter S. Thompson.

Sus artículos para la revista Rolling Stone o trabajos literarios como Miedo y asco en las Vegas o Hells Angels: la extraña y terrible saga de las bandas forajidas de motociclistas son verdaderas delicias literarias.

En relación con este personaje os recomiendo el maravilloso documental realizado en torno a su vida Gonzo: Vida y Obra del Doctor Hunter S. Thompson, narrado por el actor Johnny Depp, quien por cierto interpretó al propio escritor en la adaptación cinematográfica creada por mi amado Terry Gilliam de Miedo y asco en las Vegas.

Lamentablemente a los 67 años se quitaría la vida disparándose en la cabeza, al parecer por la visión tan descorazonadora que tenia de la sociedad occidental y las fuertes dolencias físicas que padecía, aunque seguramente fueran una buena suma añadida de motivos o elementos adyacentes.

Con esta macabra selección doy por finalizada este repaso en torno a este acto tan autodestructivo, no sin antes indicaros que existen muchos mas casos, como los de Yukio Mishima quien se practicó su propio seppuku o acto aquí mas conocido como harakiri, por ejemplo, el de Virginia Woolf, maravillosa escritora británica que se suicidó ahogándose en el rio Ouse en 1941fruto de una fuerte depresión.

Me despido de ustedes con fragmentos de la nota en la que nos dejó su adiós esta escritora, con el objeto de poder brindar un sincero homenaje a todos los escritores que han caído en desgracia.

 

“Querido, estoy segura de que estoy enloqueciendo otra vez. […] Empiezo a oír voces y no me puedo concentrar. Así que haré lo mejor que puedo hacer. Tú me has dado la más grande felicidad posible. […] No creo que dos personas pudieran haber sido más felices que nosotros, hasta que esta terrible enfermedad llegó. […] Sé que estoy echando a perder tu vida”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: